Cabo de Gata

playa del playazo
Este paisaje es parte de la popularmente llamada Costa de Los Piratas, llamada asi por numerosas  incursiones marítimas de bereberes y piratas que atracaban en sus costas con el fin de reponer en sus manantiales de agua dulce. 

En esta acuarela realizada en uno de los dos cuadernos  que llevaba, se puede contemplar, la punta del Cerro Negro, la Punta Javana, la Punta Chamba, la Punta de la Media Naranja, y la Punta de los Muertos, pero no he logrado captar realmente la belleza cromática del paisaje. En concreto desde la impresionante y extensa playa virgen El playazo, del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, un lugar para perderse y disfrutar de  la  naturaleza salvaje,  sin sentirse incomodado por el asfalto y hormigón de las urbanizaciones costeras y donde nos hemos perdidos unos días.  Junto a dicha playa, se levanta el castillo de San Ramón,  un antiguo bastión defensivo construido en el siglo XVIII  sobre una preciosa duna fosilizada donde se puede admirar la belleza plástica y cromática de los espectaculares acantilados volcánicos de La Molata

Quizá por este motivo, y el hecho de que sea un parque natural protegido, no se entiende el disparate que suponen las 20 plantas del hotel situado en la playa del Algarrobico ( escenario  en la pelicula Lawrence de Arabia),  una auténtica aberración de cemento que ha sepultado una montaña del propio parque natural protegido y declarado como Reserva de la Biosfera por la Unesco, no se entiende....
 

Un día de verano

playa de Zarautz
cuaderno en blanco , playa de ZarautzSí, es el mar, en concreto el mar Cantábrico  que baña la playa de Zarautz; y unas manos, que no pueden disimular su impotencia,  sujetando un cuaderno en blanco, vacio....

Impotencia, ante la inmensidad de ese azul, y de la barbarie que se esta cometiendo en un  paisaje idéntico a este. Quizá estas imagenes bien podría ser de las otroras hermosas playas de Ghaza, o de las otroras playas de lo que un día se llamo Palestina, y desde 1949 ocupadas por el innombrable invasor ). 

Sí, la impotencia, el vacio, ese tremendo vacio que va helando el corazón, me provoca el contemplar la playa y los juegos de los niños con la arena, pues  me vienen una y otra vez a la memoria, esa playa no muy lejana, bañada por el Mar Mediterráneo, en la que otros niños menos afortunados jugaban al mismo tiempo, pero a diferencia de los primeros, fueron asesinados a sangre fría por el ejercito del invasor en un día de verano. 

 

TREN Y TOLERANCIA

Para mi una de las mejores virtudes que pueden adornar a alguien es la tolerancia. En el tren ese ejercicio es continuo. Resulta cuando menos incomprensible, que esa misma tolerancia no se da en la capacidad de entender los argumentos, las opiniones y las actuaciones de los demás sin compartirlas obligatoriamente pero siendo capaz de asumir su existencia desde el respeto. Se trata de algo tan escaso que resulta ciertamente exótico hablar de ello en el que todo el mundo se atribuye la razón, con la intención de negársela al contrario. Es una pena que con alguna gente eso suceda, son los "valientes", que se suelen escudar en la opinión mayoritaria imperante y arremeten toda su ira, por sus mediocres vidas,  en solo una persona. El infierno, decía Sartre, son los otros, pero si no dejamos anidar ni un ápice de esa ira en nosotros, por medio de odio, rencor o venganza, esa ira, se volverá contra ellos, haciéndoles cada vez mas ruines y miserables en su hazaña. 

Merece la pena practicar la empatia, ponerse en la piel del otro, tal y como se da en un medio de transporte como el tren, pues la tolerancia se basa en el respeto y este en la convicción profunda de que los demás también cuentan.

tren
TREN

De aquí para allá

 Otro que duerme placidamente cuando va en Tren

Como me pego la vida de aquí para allá,  dibujo en los diferentes transportes públicos que me llevan y me traen, claro que  a las horas que una los coge, la gente por lo general dormita, a mi me es imposible dormir, y les veo en su quietud transmitir paz y sosiego, aunque no se como lo consiguen..... y desde luego mejor eso que el constante martilleo que supone escuchar a todas horas los mensajes de los móviles, por no decir de las conversaciones que mantienen via móvil de horas,  hasta llegar a su destino...echo de menos esos trenes franceses, los del ambiente zen, en los que puedes viajar sin ningún ruido, aquí sería necesario aparte de la de bar y de la de zap,  poner otra categoría, la del "phone" y es que esa categoria es inexistente, hasta para eso somos diferentes, pues no hay ningun atisbo de  respeto por el prójimo.
 
durmiendo placidamente en el autobus

La Pajarita

LA PAJARITA

Ayer me encontré que un escritor del que soy asidua lectora, ( estamos esperando muchos la continuación de su última novela ),  se hizo eco en las redes sociales, de este dibujo,  y entre otras palabras amables,  decía   " ....Qué manera tan hermosa y contagiosa de celebrar la existencia, este viaje que no siempre es en la oscuridad y en la noche",  de algo que llevo haciendo a ratos perdidos, desde hace un par de años, hasta acabar el cuaderno, que es dibujar todas esas cosas pequeñas, que tienen una pequeña historia detrás,  como la que nos ocupa, que no es otra que los caramelos de La Pajarita, unos caramelos que los ujieres del congreso de los diputados reparten a sus señorías para que la voz suene clara, lástima que casi ninguno tenga nada interesante que decir que no sea arrimar el ascua a su sardina,  y que quizá lo más imaginativo que existe alli, es la envoltura precisamente de esos caramelos, una suerte de jeroglífico en su reverso que indica que la tienda estaba situada en la puerta del sol.
 
Quizá porque al escritor, el dibujo le ha recordado a otro escritor homónimo, Miguel de Unamuno, el artífice de que dichos caramelos lleven ese nombre, y que en 1902  escribiera en su  libro  Amor y pedagogía, a modo de epílogo  unos  Apuntes para un tratado de Cocotología, (La cocotología es la ciencia que estudia las pajaritas de papel, dicha palabra procede de la francesa cocotte, pajarita de papel, y de la griega logia, de logos, tratado),  entre otras cosas  decía  "Todo en ella es admirable, ( la pajarita ) no siendo de agotar la serie de armonías y misteriosas relaciones que nos presenta....."


Zarautz ( la duna de Iñurritza casi desaparecida )

Zarautz ( la duna de Iñurritza ya casi desaparecida  ) 

El domingo hizo un día de verano, al caer la tarde, la playa se despejo de gente, curiosos que se acercaban a ver los desastres que el segundo temporal de marzo, dejara. Me propuse  intentar hacer un boceto de lo que quedaba de la duna, pero la duna de Iñurritza,  ahora ya es casi inexistente y desde luego irreconocible, el mar se ha comido un gran tajo,  el campo de golf que está encima tiene varios greenes dañados, pues se ha comido partes de los mismos.  

Cuando era pequeña, el campo de golf no tenía valla con red, y nuestro deporte favorito era buscar pelotas de golf que se escapaban del mismo. Esa era una zona inhospita, pues el malekon acababa y acaba ahi. Luego a finales de los 70, vinieron los primeros nudistas y se instalaron en esa zona, y me imagino que a mas de uno le alcanzaría una pelota de golf, y algún que otro percance debio ocurrir, porque el campo de golf puso una valla con redes de separación, para evitar que esto sucediera. 

Hoy ya no queda casi ni rastro de dicha valla, tambien se la ha tragado. Ahora, piensan  construir una pasarela en el biotopo de Iñurritza , o  plataforma encima del sistema dunar, no como la que hicieron en los 90, donde el trasiego de gente causaba, a decir de los expertos,  deterioro del biotopo de Iñurritza.....


Desde el Parque de la Media Luna


PAMPLONA DESDE EL PARQUE DE LA MEDIA LUNA 

Aunque no hacía bueno, el disfrute de la vista merecía  hacer este boceto...  En Pamplona no hay playa,  pero tenemos sin embargo un excelente mirador desde el que se disfrutan de unas vistas estupendas, sobre el rio Arga, el molino de Caparroso, sus huertas y donde además se puede apreciar el perfil de la catedral, tantas veces inmortalizado por gran parte de pintores navarros. El parque en cuestión no es otro que el Parque de la Media Luna, uno de los más bellos y antiguos de Pamplona, debe su nombre a su diseño en forma de luna menguante.  No obstante, el paraje anteriormente también se le conocía con el nombre de “Argaray”. Su exacto significado se derivaría de la contracción de las palabras Arga y Garay -prominencia, parte elevada-, con lo que vendría a significar zona elevada o meseta del o junto al Arga.